CASA DE LOS GONZÁLEZ MUÑOZ

Errázuriz Nº 205

Esta vivienda tiene una condición particular: sólo ha sido habitada por sus propietarios originales desde el año 1937, fecha de su construcción. Feliz coincidencia que tal vez comparte con otras viviendas de Coyhaique, propia de una ciudad tan joven que aún convive con sus fundadores. Mora en ella hasta el día de hoy Doña Rosa Eudulia Muñoz*, quien llegó a la región de Aysén en 1929, a los cuatro años de edad junto a sus padres, oriundos de Osorno y Chiloé. Con mucha emoción Doña Rosa relata la historia de la construcción de su casa, ya que el autor y constructor fue su hermano Juan Taby Hernández, mueblista y arreglador de guitarras. Oficios que explican que esta pequeña y sencilla obra, de carpintería en madera, contenga proporciones y detalles decorativos, como el remate en los dinteles de las ventanas, siendo estos gestos arquitectónicos elementos que llaman la atención, incorporados por una persona con habilidades e inspiraciones estéticas muy especiales. La planta física del inicio cuenta sólo con tres recintos: cocina- comedor-estar y un par de dormitorios, requerimientos básicos de una familia modesta, que cobija al matrimonio González Muñoz y sus cuatro hijos.

La casa en su estructura, pisos, muros, techumbre, puertas y ventanas de madera, muestra ese color gris lavado, característica de la lenga sin tratamientos expuesta a la intemperie por más de sesenta años. Con el paso del tiempo sufre intervenciones, como el hoy descuidado recubrimiento con planchas metálicas, sobre la antigua cubierta de tejuelas. Se le incorporan nuevos recintos: otra cocina, una nueva sala de estar. Se cambia una ventana por otra más amplia, notoriamente distinta, se clausura la puerta de acceso principal y, finalmente, se le adosa un espacio destinado a servicio higiénico, cuando es posible conectarse a las redes públicas de un Coyhaique urbanizado. Estos cambios sucesivos no alteran la impronta original de la modesta vivienda, cuya sencillez nos da cuenta del espíritu de quienes la habitaron: esfuerzo y voluntad de hacer familia, con la austeridad de la época de los pioneros.

* Doña Rosa Muñoz dejó esta casa sólo al momento de morir, a los ochenta y seis años de edad, meses después de esta entrevista (N. de A.).

Información proporcionada por: Doña Rosa Muñoz, propietaria
Entrevista: Inés Araya Echaveguren y Luis Olivares Pinto.

Fuente: Guía Casas Patrimonionales- Diario El Divisadero https://www.eldivisadero.cl